SAN MIGUEL DEL MILAGRO EN TLAXCALA MÉXICO
Rubén Cedeño
 

San Miguel Arcángel en Tlaxcala


San Miguel del Milagro
8.2.2011
     Yendo a dar conferencias de Metafísica desde México D.F. al Congreso del Estado de Veracruz en Xalapa nos detuvimos en el camino en una población llamada San Miguel del Milagro, en el estado de Tlaxcala muy cerca de Puebla, donde el Arcángel Miguel había hecho una importante aparición. Estaba muy motivado por escribir este artículo además de filmar un documental sobre los hechos que allí habían acaecidos.
Tlaxcala es uno de los 31 estados que, junto con el D.F., conforman los “Estados Unidos de México”. Es un estado muy pequeño, con la extensión más reducida de todo México, y está en la vía entre el D.F. y Puebla; lleno de verdes montañas y volcanes. En tiempos prehispánicos, Tlaxcala fue una especie de nación que mantuvo su independencia ante el poderoso “Imperio Mexica”.


Tlaxcala

LA IGLESIA

San Miguel del Milagro está en la cima de una montaña con una pequeña iglesia en una hondonada, en cuyo atrio se encuentra un pozo que fue abierto por el propio Arcángel Miguel. Por esto, el agua del pozo es milagrosa, sobre todo por sanar enfermedades. El sitio está protegido por una pequeña construcción de base cuadrangular revestida de azulejos y piedra. La iglesia es de estilo manierista y de color roja, hecha con piedras volcánicas llamadas tezontle. El pórtico del templo es uno de los más bellos de Tlaxcala, y que algunas veces lo adornan con un arco de flores multicolores, que tanto se usan en México en las iglesias cuando están de fiesta. Al entrar de lado y lado de las paredes hay dos estatuas de la “Animas Benditas del Purgatorio”, que son el reflejo del sufrimiento humano por vivir quebrantando las Leyes Divinas y no cumplir con los “Aspectos de Dios” y que la misión del Arcángel Miguel es liberar a estos seres cuando se le es solicitado.

De un lado y de otro adosado a las paredes de la iglesia hay gigantescas pinturas. La primera del lado izquierdo relata pictóricamente y muy hermosamente al Arcángel Miguel perforando el pozo del Milagro y al Indio Diego Lázaro, protagonista de los hechos, asombrado por el milagro. Se ve con un rayo de luz que baja del cielo al pozo, hay un letrero vertical muy importante que dice “Dios me comunica que baja a santificar el agua”.

En el Altar Mayor, debajo de un pequeño baldaquino circular, hay una bella imagen colonial del Arcángel Miguel vestido de azul. En la parte de atrás del altar, me encontré con las estatuas de los Siete Arcángeles y la capa del Arcángel Miguel del altar, que la han hecho tan larga que han realizado un pequeño túnel por debajo de él para que la gente pase. En el ábside final esta otra estatua del Arcángel Miguel tal vez la más hermosa y a sus pies la tumba del Indio Diego de San Lázaro.


Indio Diego de San Lázaro


PRIMERA APARICIÓN


Resulta que por allá, en el siglo XVII, en el año 1631, un 25 de abril, el joven indígena Diego de San Lázaro, de unos dieciséis años de edad, y que era de los primeros de la zona convertidos al cristianismo, estaba en una procesión por el día de San Marcos, que iba del pueblo de San Bernabé a Nativitas y se le apareció el Arcángel Miguel a él solo, sin que nadie más lo notara, y le dijo: “Yo Soy San Miguel Arcángel y he venido a decirte que es Voluntad de Dios y Mía que le digas a los habitantes de esta villa y de sus alrededores que en la barranca compuesta de dos montañas y frente a este lugar encontrarán una fuente milagrosa de agua que sanará todas las enfermedades. Está debajo de un gran peñasco. No dudes lo que te digo y no olvides lo que te mando hacer”.
 

SEGUNDA APARICIÓN

El indio, por temor a que no le creyeran o dijeran que estaba loco, no se lo dijo a nadie. A los días se enfermó de “cocolixtli”, palabra que significa “la gran plaga”. Ésta era una enfermedad mortal llamada también “tabardillo” que provocaba una fiebre muy fuerte, dolor de cabeza, de tórax y abdomen, ansiedad y vómitos. A los que les daba casi siempre se morían, se ponían amarillos, comenzaban a enloquecer y les salían úlceras por todo el cuerpo que les hacían sangrar. Tan mal estaba el indio Diego Lázaro que se moría y no sabía las razones por las que le había dado ese mal. De repente, un poderoso Rayo entro por la puerta de la habitación, lo ilumino todo, y en medio de él se le apareció de nuevo el Arcángel Miguel, los familiares que estaban allí salieron corriendo de estupor creyendo que la casa de paja se le iba a quemar. El Arcángel Miguel tomó del brazo al indio Diego Lázaro y lo llevó a la barranca, a un lugar que es donde hoy en día está el pozo, y allí le dijo: "Aquí, donde toqué con mi callado, está la fuente de la cual te hablé durante la procesión. Debes darla a conocer o serás gravemente castigado". Según palabras del indio Diego de San Lázaro este callado que el Arcángel Miguel llevaba en la mano era de oro rematado por una cruz.

Y en ese lugar cayó un fulminante rayo, marcando el lugar de la fuente milagrosa, y le recalcó: "La luz que ves desciende del cielo y es el poder que Dios está dando a esta fuente de agua para la sanación de todas las enfermedades y necesidades espirituales. Hazlo saber a todos". En ese mismo momento al indio se le sanaron todos sus males. Pero solo la familia del indio le creyó su historia y se fueron con él a excavar el pozo en el lugar que había señalado el Arcángel Miguel, pero había unas piedras muy pesadas y casi les fue imposible removerlas. Cuando de repente se apareció un joven muy musculoso y bellísimo que movió las rocas más pesadas y abrió la fuente de agua milagrosa. Pero el indio Diego de San Lázaro no se lo dijo a nadie, incumpliendo lo que le ordenó el Arcángel Miguel, y se volvió a quedar en silencio.


Rubén Cedeño en la Fuente de San Miguel. Tlaxcala. México
 

Segunda Parte
 

TERCERA APARICIÓN

Pasaron seis largos meses y un día, en una misa, al indio Diego de San Lázaro le atacó de nuevo un dolor terrible que no lo aguantaba junto con una golpiza que le daba una mano invisible hasta que lo dejo descoyuntado. Dicho en mexicano, lo desmadro.
El indio Diego de San Lázaro como pudo se fue a su casa porque creyó que iba a desencarnar, y de nuevo se le apareció el Arcángel Miguel, pero esta vez un poco disgustado, y le dijo con mucho carácter: "¿Por qué eres tan cobarde y negligente en cumplir lo que te he encomendado hacer?, ¿Deseas que vuelva a castigarte por tu desobediencia? Levántate y da a conocer lo que te he pedido".
Allí el indio Diego de San Lázaro se dio cuenta porqué le había dado “cocolixtli”, así que ni corto ni perezoso se levantó de inmediato de la cama donde se estaba muriendo fue a la fuente, recogió agua en unos jarrones y fue a donde estaba el obispo y le contó todo lo que le había pasado y lo que le había dicho el Arcángel Miguel. El obispo hizo repartir el agua a los enfermos, y el que la tomaba se sanaba y hasta el momento allí se han producido milagros extraordinarios realizados por el Arcángel Miguel.


Rubén Cedeño en San Miguel del Milagro

LA DESOBEDIENCIA Y LOS ERRORES ESPIRITUALES SE PAGAN

Realmente aquí tengo que hacer un paréntesis y comentar, que la mayoría de las personas, sobre todo en los grupos espirituales, se quejan cuando hacen las cosas mal o no las hacen porque el facilitador les regaña o se les llama la atención. Casi siempre alegan “Jesús, los santos o los Maestros no eran así o no lo harían así” Pues siempre les digo que no, sino que peor. Jesús más de una vez insultó a los fariseos llamándolos “sepulcros blanqueados” o “hipócritas”, otras veces maldecía como lo hizo con la higuera o sacaba a los mercaderes a cordonazos del templo. Vemos como el Arcángel Miguel trató al Indio Diego Lázaro por ignorar uno de sus mandatos. Una historia parecida es la de Lucy Littlejhon cuando no quería convertirse cabeza del Puente a la Libertad y se enfermó hasta que decidió decir sí.
La vida misma cuando se desobedecen sus Leyes manda enfermedades terribles como cáncer, sida, infartos. Y uno lo que a veces hace aunque sea juzgado duro es sencillamente alertar con un regaño o llamada de atención.
Hay que tener cuidado al estar expuesto a tratar con “Seres de Luz” del Primer Rayo Azul, son entidades muy fuertes como lo es el Arcángel Miguel, y se debe vigilar de no desobedecerlos jamás, hay que pensar que son la “Voluntad de Dios” en persona y esta no se desobedece jamás. Es si o si. Por esto, Seres de Luz del Primer Rayo escasamente se presentan y humanos de este Rayo hay tan pocos y encarnan tan contadas veces. Como decía Lucy Littlejhon: “Es mejor adivinar lo que van a decir antes que lo digan y obedecerles”

Tercera Parte
PROPÓSITO DE LAS APARICIONES DEL ARCÁNGEL MIGUEL EN TLAXCALA

Además del Arcángel Miguel proporcionarle al pueblo medios de curación había un propósito ceremonial en sus apariciones. Los Seres de Luz como Hunab Khu que es el Gran, Gran, Gran Sol Espiritual Central, La Madre Tonantzin, que se conoce como la Virgen de Guadalupe, El Maestro Kenich Ahan, no merecían que se siguieran realizando sacrificios humanos en rituales donde invocaban sus nombres. Entidades siniestras atlantes del bajo astral, se habían apoderado del sacerdocio en Mesoamérica y la presencia del Arcángel Miguel con su poderosa espada vino a cortar y liberar estas energías haciéndose presente en Tlaxcala y su propósito quedó perfectamente cumplido. Poco a poco los sacrificios humanos fueron desapareciendo y hoy en día sólo quedan referencias de estos hechos. Por eso a los emplazamientos ceremoniales mesoamericanos no se debe ir a realizar ningún tipo de rituales ni invocaciones para no resucitar estas energías y no se debe intentar bajo ningún razonamiento ni explicación. Los sacerdotes atlantes que se convirtieron en magos negros fueron muy poderosos y es mejor no hurgar esas energías y dedicarse a realizar las invocaciones con las energías de la nueva era en lugares vírgenes.


Capa de San Miguel Arcángel

ÚLTIMOS DÍAS DE DIEGO LÁZARO

El Indio Diego de San Lázaro aprendió muy bien su lección corrigió su error y la Misericordia Divina se apiado de él Perdonándolo. Dios siempre perdona al humilde y la vida siempre castiga al soberbio. El Indio Diego de San Lázaro era de naturaleza humilde y callada de vida austera y penitente. Después de las apariciones, pasaba largas horas en oración, su vida la consagro al Arcángel Miguel cuidando la capilla que se hizo en el lugar del pozo y a los enfermos que venían buscando curación en el pozo los cuidaba con especial devoción. Su cuerpo se encuentra enterrado al pie de una bellísima estatua barroca del Arcángel Miguel considerada la más bella talla del Siglo XVIII en México y que se encuentra en el ábside de la iglesia. Una placa tallada señala el lugar diciendo: “Aquí espera el día de la Resurrección Diego de San Lázaro, varón amadísimo del príncipe celeste del Ejército de los Ángeles”.


Tumba del Indio San Lázaro