JUSTICIA DIVINA


RUBEN CEDEÑO
(Sabiduría-Cartas Metafísicas)

Caracas 15-4-2003


Dios tiene diferentes aspectos es Buena Voluntad, Sabiduría, Amor, Belleza, Verdad, Suministro y Perdón. Cada uno de ellos han sido encarnados en la tierra por seres que consideramos santos, sobre todo aquellos que encarnan el Amor como Jesús, la Sabiduría como el Señor Gautama o la Misericordia como la Madre Teresa de Calcuta.

Pero existe un aspecto de Dios que muy pocas personas lo ven como muy espiritual y es la “JUSTICIA” y a habido personas que lo han encarnado, pero generalmente han sido calificadas de duras o fuertes.

La JUSTICIA es un aspecto de la Divinidad tan importante y espiritual como el Amor o la Sabiduría, pero es incomprensible que las personas que llevan a cabo el establecer la justicia en la tierra no sean tan muy bien vistos como otros que se consideran más espirituales.

Pero fijémonos en algo, si la justicia no existiera y no se hicieran cumplir los Principios o leyes, estaríamos a merced de la injusticia y esa no es la Voluntad de Dios. Primero veamos, qué es la Justicia. Existen leyes naturales que muchos las llaman Divinas que son las que mantienen el equilibrio y la justicia en la tierra y en el Universo, que si estas no existieran o no se cumplieran viviríamos en absoluto caos que seria el desorden.

Justicia es el orden reinante en la naturaleza, que si vivimos de acuerdo a el, estamos en armonía con los demás seres humanos y el universo. Injusticia es vivir fuera de este supremo orden y es el desarreglo de todas las cosas produciendo un caos que nos perjudicaría a todos.

Así como hay seres que deciden encarnar en la vida el aspecto de Dios Amor, Caridad, o Servicio hay seres que vienen a la encarnación con el “Plan Divino de Perfección” de hacer justicia y estos son los abogados, jueces y algunas veces militares y cuerpos policiales.

Desde que llegaron los rezagados a la tierra de otros planetas y algunos miembros de la humanidad decidieron vivir en el estado de las siete pobrezas que son mala voluntad, ignorancia, odio, criminalidad, fealdad, mentira, hurto y venganza hay seres que no pueden aceptar que esto suceda y desde antes de nacer se comprometen ante el “Tribunal Kármico” venir a la tierra para hacer cumplir las leyes y esto lo consiguen estudiando derecho, siendo jueces o policías, cuidando la armonía cósmica y sometiendo a penalidades, previo juicio, a aquellos infractores de la ley.

Desde tiempos muy antiguos la humanidad ha personificado a la justicia, en Roma la llamaron la Señora IUSTITIA, otros Astrea o Portia. Portia es la Diosa de la Justicia que es representada como la “Dama Ciega”, porque lleva los ojos vendados, pero no es invidente, este es un símbolo de su imparcialidad, que siempre hace cumplir las Leyes en todas partes inexorablemente e imparcialmente. También Portia lleva en sus manos una balanza que es su patrón electrónico es como decir su AND y es el equilibrio cósmico que produce su acción.

Cuando se habla de Justicia inevitablemente tenemos que hablar de Leyes que es aquello llamado en sánscrito el Dhárma, que quiere decir “con lo que hay que cumplir” y es vivir de acuerdo a la Justicia.
Hay personas muy hábiles que roban, matan, engañan y son tan aparentemente astutas, que logran engañar a la justicia terrena y a pesar de todos sus desmanes logran vivir como personas justas buenas y hacedoras del bien. Con su habilidad mental logran invertir los valores en las personas que los escuchan o con las que se comunican y hacen ver un crimen como un acto heroico; el sometimiento, como democracia; la estafa como un beneficio; la vulgaridad como delicadeza; la pillería como el modo perfecto de vivir. Esto causa confusión en las persona de escasos recursos intelectuales. Pero eso no se queda así. Eso se paga pero de forma vital. Así como la Justicia en la tierra tiene sus tribunales con sus diferentes instancias, igualmente sucede cósmicamente donde hay la instancia de la JUSTICIA DIVINA.

Existen personas que logran hacer que sus crímenes queden impunes, sus robos ocultados, su odio disfrazado, su fealdad en carisma, su corrupción como virtud, su ignorancia como ingenio y parece que hicieran burlar la justicia nacional. Pero ignoran que la “JUSTICIA DIVINA”, algún día los alcanzara. Y no se piense porque la JUSTICIA DIVINA va ha ser mas benevolente que la terrena, pues no. La justicia terrena lo máximo que puede hacer es encarcelar a alguien y en el peor de los casos hacer cumplir la pena capital, que aunque se pague con la vida, al ponerle a la persona una inyección letal casi no sufre. La JUSTICIA DIVINA tiene un código muy especial y es que hace cumplir la LEY de CAUSA Y EFECTO y es que lo que le hiciste a los demás, eso mismo sufrirás en carne propia. La “Ley del Talien” de “Ojo por ojo y diente por diente”, es un reflejo de esta Ley Divina, igualmente la de “al que a Hierro mata a hierro muere”.

Muchas personas poderosas, tiránicas, criminales ocultos, ladrones de cuello blanco, son internados en hospitales con males incurables o sufren de insomnio, manía persecutoria, padecen una desesperante falta de amor, algunos de sus familiares mas queridos están aquejados de males irreversibles y los transgresores en su profundo sufrimiento corporal pagan con creces, el mal que le han hecho a los demás. Allí es donde vienen los agentes del Tribunal Kármico y a través de personas capacitadas como abogados, jueces o representantes de la Ley, la Justicia Divina hace cumplir su sentencia que muchas veces es peor que el confinamiento en una cárcel.

La Ley Divina “de Causa y Efecto” es lo que se conoce como la Ley de Karma y enuncia que, si robas te robaran, si matas te mataran, si engañas te engañaras. Bueno no solo se ocupa de que las cosas malas se nos devuelvan sino las buenas también. No hay ritual, creencia, entidad, nada ni nadie que pueda detener el cumplimiento de esta ley. A veces tarda en hacer cumplir su veredicto pero finalmente se cumple.
Existe en la Tierra un organismo espiritual denominado el “Tribuna Kármico”, que es el que vela por el cumplimiento de la Ley sobre la Tierra. Los tribunales de la Tierra son un reflejo de este Tribunal Kármico, pero a diferencia de estos, allí no hay corrupción, manejo de influencias, y los designios y sentencias del Tribunal Kármico siempre se hacen cumplir.

La directora del Tribunal Kármico es esa entidad que en todo el mundo se considera la Diosa de la Justicia.

La Justicia Divina es tan sabia que así como hay infecciones, existen glóbulos blancos para combatirla, de igual modo, por cada numero de delincuentes que no están cumpliendo con el “Plan Divino de Perfección” para la Tierra existen perseguidores del mal, abogados, altos policías y prefectos, que su mayor placer es hacer cumplir la justicia perseguir delincuentes y no descansar hasta verlos cumplir su condena, estos son “Agentes de Karma”. Aunque a veces cualquier persona puede ser tomada por Dios y convertirse momentáneamente como agente de karma para que alguien pague un delito impune.

Dentro de las Leyes Cósmicas no hay delitos impunes, todos se paga, ha veces la “Sentencia Divina” tarda pero se cumple indefectiblemente. Solo una energía puede detener el brazo de la “Justicia Divina” y este es el PERDON y que funciona como una Ley, que es la LEY DEL PERDON. No es el pedir perdón hipócritamente de labios para fuera como un formalismo para que le condonen la deuda al inculpado, es ese perdón verdadero proveniente del corazón que va a acompañado de un verdadero arrepentimiento y que se suplica desde las profundidades del alma.

En el plano espiritual y por correspondencia en el físico, no existe eso que se llama “injusticia”. Siempre la JUSTICIA DIVINA se hace cumplir, aunque ella para ajustar sus cuentas correctamente se hace esperar hasta que llegue el momento que su sentencia sea totalmente irrevocable e indiscutible.
A veces la aparente injusticia es una forma de actuar la JUSTICIA DIVINA, ya que en esos actos aparentemente injustos se esta haciendo justicia a personas que transgredieron las leyes ocultamente o en vidas anteriores y en esa aparente injusticia, están pagando la condena a un delito contra las leyes que han cometido.

Es posible que personas no acostumbradas con el cumplimiento de estos principios espirituales se sientan escépticas con estos planteamientos y hasta duden de ellos, lo pueden hacer pero, también pueden hacer algo, experimentar con lo aquí expuesto a manera de ensayo y no pasara mucho tiempo en que les sorprenderán los resultados, y una vez que se acostumbren a trabajar con la JUSTICIA DIVINA, solamente querrán trabajar con ella, aunque debe quedar claro, que el cumplimiento de las leyes humanas y su administración de justicia, muchas veces son un reflejo de la Divina.

A veces parece injusto ver herido a un niño en una guerra, que no ha hecho nada, pero uno no sabe si con ese acto se esta despotenciando a un virtual asesino que se desarrollara cuando este grande, o si ese ser vino a pagar una culpa que debe de otras vidas. Las Leyes Divinas se cumplen siempre y a los ojos de Dios jamás existe una Injusticia.

La “JUSTICIA DIVINA” no requiere de demandas acusaciones ni defensas, ella funciona sola y automáticamente. Ni siquiera necesita que se invoque o se apele, sin embargo conectarse con ella es muy beneficioso para las personas que requieran de su eficiencia.

Es muy peligroso tomarse uno el hacer justicia con las propias manos, porque si somos injustos eso se puede revocar contra nosotros. Incluso personas que conocen de leyes, si hacen un fallo erróneo van a pagar en un futuro con su propia energía este error. Siempre es mejor invocar uno la “Justicia Divina”, cada vez que se vea un acto de injusticia. Uno puede decir: “Amada Presencia de Dios te invoco para que hagas cumplir, la Justicia Divina de forma irrevocable, perfecta, armoniosa y de manera perfecta, en armonía para todo el mundo. Gracias Padre que ya la Justicia se cumplió en esta situación.

Metafísica Sede Central ®